4.9.08

¿Una secta más?

Hace algunos meses Andrés encontró el siguiente anuncio en el periódico: se necesitan diseñadores gráficos y arquitectos con urgencia, y daban los teléfonos para hacer citas. Llama y le dan una cita a las cinco de la tarde de un día de semana. Está por llegar al edificio donde lo habían citado... alguna vez había entrado allí, no recuerda para qué. En la puerta se encuentra con un ex catedrático, una compañera de universidad, un par de colegas y otros cinco que, sin duda, son del rubro. No puede ser que les hayan dado la misma hora que a mí, piensa. Los otros también se ven algo confundidos, y en un acuerdo exento de palabras comienzan a dirigirse al lugar señalado. El que va adelante toca el timbre del departamento que parece más bien familiar, Andrés empieza a atar cabos y para cuando da con la respuesta un viejo amigo de colegio ya ha abierto la puerta y lo ha visto: "Sabía que vendrías, es un gusto verte querido Andrés" le dice, le da la mano y luego de hacerlo pasar se dirige a todos sin darle tiempo a responder: "pasen a la sala por favor, en seguida empezamos". Andrés sabe que cayó en una trampa pero prefiere no creerlo, sabe que es el departamento de la hermana de su amigo y sabe lo que allí acostumbran hacer, ya lo llevaron una vez, sin embargo guarda una esperanza que se diluirá pronto, cuando su amigo empiece a hablar: "Sabemos que la situación está complicada para la construcción por eso queremos ofrecerles un trabajo independiente que puede dar grandes beneficios económicos y también para la salud", sí que sí, los profesionales presentes empiezan a pararse, de uno en uno, de a dos, se van, para el final de la "conferencia de negocios" hay una señora además de Andrés, él, guiado por un estúpido sentido del respeto, se ha perdido un buen partido de fútbol.

Esta historia incitó a un amigo a abrir el grupo de facebook "Yo también estoy cansado de los promotores de Herbalife", y a mí y a otro a apoyarlo; a los dos días había como 200 afiliados, hoy me llegó un mensaje titulado "la unión hace la fuerza", era para unirse al grupo "los que odiamos herbalife", grupo que cuenta con 1428 miembros. No me uní, yo no los odio, simplemente estoy cansado de ellos.

5 comments:

CAPSULA DEL TIEMPO said...

jajaja con los de Herbalife hay que tener mucho cuidado. En una de esas te haces el tímido y terminas con una caja de "batidos" listos para ser vendidos a precios estratosféricos. Si no los vendes, la otra opción es que comercialices tus pilchas en el barrio chino y te dediques a reemplazar tu desayuno y tu cena por "milk shakes" de frutilla, vainilla y demás vainas.

Un abrazo, osezno patichi.

Lucybel said...

Yo recuerdo la vez que caí en la trampa.
Mi ex (que por algo es EX) me llevó a la casa de su amigo a que probara unas cositas.
La probada de cositas resultó una charla sobre los pro y contras de reemplazar una rica Sajta de pollo por un batido de vainilla :P
De tal reunión saqué dos cosas en conclusión:
1ero. Eso del Botón: "quieres bajar de peso.. preguntame a mi" o algo asi es un tremendo engaño. Casi todas las que andaban en esas eran flacas de mucho antes, la única que sí bajó de peso era una amiga mia que llegó a los huesos (a los huesos de la ñatita pues ahora está en el más allá) y lo hizo por anoréxica, no por los susodichos batidos.
2do. No se me salía de la cabeza el PORQUE mi ex me llevó a tal reunión: sería que pensaba ue estaba gorda?, que no era lo suficientemente "buena"? y a todo esto... con que cara venía a pensar esto de mi un chico que lejos estaba de parecerse a Brad Pitt? (pero lejos... LEJOS!).
Resumiendo, tuve una pelea de los mil demonios y de batidos nada hasta el día de hoy :D
No volví a otra reunión de esas y tampoco lo haría.
Promovería otra de cambiar los cánones anglosajones por la belleza de la mujer boliviana, es más, planteo el hacer botones que digan: "Quiere saber como amarse a si mismo? pregunteme como" y se las prendería a todas las cholitas que se van de fiesta los domingos por la tarde.
Besos Ozzy (no Osborne pero con anteojos!!!)

Oso Jucumari said...

Vani: es un negocio redondo para los de arriba especialmente por esos cuantos a los que agarran de las bolas, y terminan mamados vendiendo su ropa en el chaina, hay que hacer tipo ONG, campañas de sensibilización.

Lucy in the sky: yo en cambio he visto enflaquecer con eso a algunas personas, pero había habido varios estudios sobre los daños q produce, y no son ningún chistesito. Lamento lo de tu amiga.
Con lo de las cholitas estoy de acuerdo,especialmente después de ver en un par de pueblos como terminan cargándosela.

Curucusí Ocurrente said...

jajaja impresionante historia, no pense que lleguen a tanto che.
La verdad que el producto en si es bueno pq me consta, el serio problema lo tiene su sistema de marketing que creo que se les fue de las manos y se transformo en una religion fundamentalista XD
saludos ocurrentes estimado

Oso Jucumari said...

Amigo ocurrente, te confieso que no sé si funcionan, tomé una vez uno de los famosos batidos porque me invitaron, pero no es algo en lo que gastaría mi plata. Un abrazo hasta allá..